Para qué sirve un seguro de vida con ahorro

Llegar a la adultez con un colchón financiero es una buena forma de asegurar los ahorros de toda la vida y para eso, una póliza de seguro puede ser muy beneficiosa.

Los seguros con ahorro que ofrecen diferentes compañías de este rubro mezclan un póliza de fallecimiento, accidentes y otros servicios, con una cuenta de bancaria que te permite juntar dinero. Esta asociación depende del perfil de riesgo que la aseguradora te asigne según tus características.

Si contratas alguno de los seguros con ahorro, tienes que determinar si quieres privilegiar la seguridad o el dinero que puedes recaudar. También debes saber que estas pólizas funcionan con el pago mensual de una prima que se divide entre la cuenta del banco. Así tendrás la seguridad de que si te llegara a pasar algo, tu familia estará protegida en lo económico.

Con el pago mensual de la prima de servicio contratado, junto a los intereses que se generan en el banco, se arma el colchón financiero. El dinero recaudado puede ser retirado y usado para lo que estimes conveniente, pero no para adelantar tu pensión, ya que este servicio no es igual al Ahorro Previsional Voluntario (APV).

Los seguros con ahorro son muy flexibles, ya que el dinero que juntas en la cuenta asociada puede ser destinado a fondos mutuos o a cualquier otro instrumento que permita una inversión de riesgo mínimo para aumentar los fondos de forma gradual.

Dentro de los seguros con ahorro que puedes encontrar en el mercado están los mixtos y dotales, pólizas que puedes contratar de manera colectiva, para así incluir a más personas del núcleo familiar o individuales.

Poder decidir en qué instrumento o forma realizas la inversión de la prima que pagas cada mes es una atractivo a la hora de contratar la póliza, ya que este beneficio equilibra el riesgo de tu dinero, según las preferencias que cada beneficiario tiene.

Otra ventaja que tienen los seguros con ahorros a diferencia de los de vida con planes de ahorros, es que no tienen un límite en el monto de dinero que hayas recaudado hasta el fallecimiento. Esta puede ser una gran alternativa a la hora de pensar en el futuro.