Sobre las modificaciones que el sistema previsional necesita

9El reciente anuncio del gobierno en materia de reformas previsionales ya ha adelantado al línea en que la presidenta Michelle Bachelet quiere llevar los cambios durante mandato. El principal pilar de los próximos cambios es aumentar en un 5 por ciento extra las cotizaciones, con cargo al empleador, lo que además se pretende que sea administrado en cuanto a rentabilidad por una institución aparte de las actuales administradoras.

A pesar de que sólo han pasado algunos días luego de estos anuncios, hay algunas preguntas que surgen sobre cómo afectarán estos cambios futuros en el sistema y sus afiliados.

Reflexiones en torno a los anuncios presidenciales
Entre las dudas que surgen, aparece primero el hecho de que el 5 por ciento adicional pase por la administración de un órgano estatal. Esto aventuraría una duplicidad de costos; se sabe la importancia del cobro de las comisiones de las administradoras, y ese dinero tendrá que salir de algún lado.

Por otra parte, el enfoque “solidario” que muchos ven en estos anuncios también generan una duda sobre la real condición de los cotizantes. ¿Será posible en la práctica que todos los trabajadores, incluidos los de más bajas remuneraciones, tengan que aportar un 2 por ciento extra? De ser así, ¿no se caería en la lógica de “pobres” ayudando a otros “pobres? ¿Quién gana en este esquema.

Además, un punto no menor es la creación del ente estatal a cargo de la administración de estos nuevos fondos de ahorro previsional. ¿Cómo se asumirán los costos de su creación? ¿Cuáles serán las normativas que regirán a esta administradora estatal? Y por cierto, ¿cómo se logrará que dicho ente consiga las mismas rentabilidades que el resto de las AFP?

No cabe duda que todos estos proyectos nacen desde las mejores intenciones, pero también se debe toma en cuenta cómo afectará al mercado de administradoras su puesta en marcha. ¿”Qué AFP conviene más” será una pregunta que se pueda responder en un escenario futuro con estas modificaciones?

El difícil panorama de la reforma previsional

La victoria de Sebastián Piñera llegó como un balde de agua fría para las aspiraciones del actual gobierno de dejar encaminadas las reformas, entre ellas, la que se enfoca en el sistema previsional.

Uno de los últimos puntos en discusión tiene que ver con la idea de aumentar en 5% la cotización obligatoria de los trabajadores, para enfrentar con una medida concreta los temas de las pensiones en Chile. Sin embargo, los avances se han trancado, tanto, que desde el oficialismo reconocen que se tornó difícil el panorama.

El ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, participó de la última discusión en la Comisión del Senado que estudia la propuesta, ocasión donde reconoció que se complica la idea de aprobar de forma íntegra la reforma previsional en los casi tres meses que quedan. “El Gobierno perdió el rumbo y toda su capacidad de anticipación”, dijo.

Por qué los expertos coinciden en no modificar las “comisiones fantasma”

44Junto con la puesta en discusión de la fiabilidad y seguridad del sistema de pensiones con la responsabilidad frente a la seguridad social tienen, las AFP también deben hacer frente a las fuertes críticas que diversos sectores han formulado sobre su funcionamiento.

Uno de esos aspectos es el de las llamadas “comisiones fantasma“, cobros mensuales que las administradoras hacen a sus afiliados por invertir sus fondos en el extranjero. Así, las AFP pagan a agentes externos por llevar a cabo estas inversiones con dineros salidos de los mismos fondos.

A pesar de la desventaja a primera vista que representan estas comisiones para los afiliados, los expertos en materia previsional y AFP coinciden en que este modelo de pago no debería ser modificado. ¿La razón? Traspasar el pago de estas comisiones a las administradoras podría afectar la rentabilidad de los fondos, lo que a la larga se vería reflejado en una menor pensión cuando un cotizando deba buscar su retiro.

La lógica que algunos economistas han planteado es la siguiente: si uno acepta las condiciones en las que se desarrolla una empresa privada, y el pago de estas comisiones saliera desde el propio centro de costos de la empresa sin que el beneficio vaya a la empresa sino que a los fondos, entonces se generaría una distorsión de proporciones mayores.

Por otra parte, los analistas indican que si el costo de estas operaciones se transfiriera a las propias AFP, las administradoras reducirían el número de carteras de inversión en el extranjero. Este cambio de estrategia hacia carteras de bajo riesgos y más barata haría que el rendimiento promedio de la rentabilidad de los fondos bajaría, afectando también el monto de las pensiones a futuro.

Simulador de futuro
El simulador de pensión AFP es una herramienta utilizada por quienes trabajan en este mercado y los afiliados para determinar los montos estimativos que una cuenta puede entregar a futuro por concepto de pensión de vejez.

En ella participan una serie de variables como años de ahorro, fondos en los que se ha invertido, la compañía administradora y otros ítems que permiten realizar un cálculo aproximado de cuánto recibiría una persona una vez que se jubile.

Realizar este tipo de análisis permite identificar oportunidades o determinar el impacto que las fluctuaciones del mercado tienen en el sistema previsional.

Llaman a no modificar comisiones fantasmas en AFP

Las comisiones fantasmas son cobros mensuales que las administradoras AFP integran en las mantenciones de sus afiliados con el fin de invertir en fondos en el extranjero, por concepto de pago a agentes externos que darán un mejor uso al dinero dispuesto.

Si bien este cobro extra ha despertado una serie de críticas, los expertos coinciden en que la decisión unilateral traería más beneficios que desventajas a los usuarios. Esto porque intercambiar el rol de la comisión fantasma, es decir, que la AFP se haga cargo del pago extra, traería consecuencias inmediatas en la rentabilidad de los fondos, traducidas como menor pensión a futuro.

A su vez, aluden que se acortaría la cartera de potenciales fondos de inversión en el extranjero, viendo perjudicados quienes ponen sus ahorros en el multifondo con mayores riesgos a aquellos que están en el ala más conservador.