Principales diferencias entre el renting y el leasing

renting_leasingParecieran que están de moda, pero el renting y el leasing son dos formas de financiamiento que llevan bastante tiempo en el mercado. Por eso es importante conocer sus diferencias y saber que son una modalidad distinta por ejemplo, al factoring donde se obtiene dinero de inmediato adelantando el pago de una factura por un bien o un servicio.
Tanto el renting como el leasing son contratos de arrendamiento a largo plazo que le otorgan a una empresa el uso y beneficio de un bien. Sin embargo, la finalidad y los servicios que ofrecen ambos son distintos. La idea es entender cuál es la modalidad que conviene de acuerdo a las necesidades de cada compañía.

Entendiendo cada modalidad
La principal diferencia es que el renting no contempla la opción final de compra una vez finalizado el contrato, sin embargo, el cliente puede de todas maneras intentar adquirir el bien pagando la diferencia. En cambio, el leasing considera desde el inicio del acuerdo la posibilidad de adquirir el vehículo, vivienda o equipo en cuestión.
Asimismo, un contrato de renting contempla desde su origen el mantenimiento del bien, el pago de los impuestos y el seguro correspondiente. No ocurre lo mismo con el leasing, ya que, por ejemplo, si se adquiere un vehículo bajo esta modalidad y lo choca, deberá usted correr con todos los gastos de reparación.
La duración del contrato también tiene algunas diferencias en las dos modalidades. En un leasing hay mayor rigidez, mientras que en el renting la mayor ventaja es la movilidad y flexibilidad, sin periodos mínimos de duración, para adaptarse a las necesidades del arrendatario y su empresa.
Al finalizar el contrato de renting, por ejemplo, existen dos opciones: la devolución del bien o la prorrogación del contrato. En el caso del leasing podemos devolver el bien, prorrogar el contrato y/o hacer efectiva la opción de compra.

 

¿Qué compran los chilenos?

compran_chilenosSolo unos días antes de que empiecen los días de ofertas en línea, conocido como CyberMonday Adimark realizó un estudio que revela qué y cómo compran los chilenos. Información que será útil para los más de 80 marcas comercios que participarán del evento.

Según la información entregada, un 22% de los chilenos compró por Internet durante el último año. Cifras que benefician a oportunidades como CyberMonday, debido a que un porcentaje notorio de la población se adapta al formato e-commerce. De este 22%, a un 33% de los encuestados regularmente cotiza precios por Internet y un 24% prefieren pagar por Internet.

Las razones de los consumidores que no compran por Internet se resumen en la falta de confianza con estos procesos, desinterés de mirar productos en línea y también, que no tienen el medio adecuado para pagar.

Pese a que estas cifras pueden no ser muy alentadoras para las marcas que esperan aumentar sus ventas durante CyberMonday, el estudio señala que el 55% de los chilenos consultados declara interés por la tecnología y su desarrollo.

Quiénes son los que compran en CyberMonday

El perfil de los consumidores a los que CyberMonday pretende enganchar son en un 33% personas entre 25 y 34 años; el 24% tiene entre 35 y 44 años, y un 22% son jóvenes entre 15 y 24 años. La mayoría de estos compradores entran en la categoría de Millenials.

Para lograr el objetivo y aumentar las ventas durante los tres días de CyberMonday, es necesario conocer las decisiones de compras de los consumidores. Los productos que más se compran son entradas para cine, conciertos y pasajes aéreos. Le siguen los artículos de tecnología, ropa y zapatos en igual cantidad, un 29%. Lo que no acostumbran a comprar por Internet son artículos de supermercado, ropa interior y maquillaje.

¿Es lo mismo el factoring y el confirming? Aprendamos un poco más

factoring_confirmingAl tratar de buscar financiamiento para nuestra pequeña y mediana empresa comenzamos a indagar y estudiar algunos conceptos. Sin embargo, podríamos resultar mareados al encontrarnos con tantos términos y operaciones que parecen muy similares entre sí. En esta ocasión hablaremos del factoring y el confirming.
El factoring es una operación financiera mediante la cual una pequeña y mediana empresa recibe por adelantado el pago de alguna factura que estaba pactada para ser cancelada en un plazo posterior a 30 días. Con esto, la compañía obtiene dinero de manera rápida para continuar con sus operaciones y se libera de la gestión de cobros.
El confirming, en tanto, es un servicio de pago a proveedores gestionado por un externo, que en este caso es un banco o entidad financiera.

Principales diferencias
La primera y gran diferencia entre ambos mecanismos es a quienes van dirigidos. El factoring se enfoca en las empresas que esperan recibir el pago de sus clientes de manera anticipada para obtener liquidez, mientras que el confirming no se contrata para cobrar a los proveedores, sino para pagarles de manera eficiente.
El confirming, además de facilitar la gestión de pagos a proveedores, adiciona dos funciones según cuando pague la empresa que lo ha contratado. Se trata de la inversión y el anticipo. Es decir, si la compañía en cuestión realiza el pago de las facturas a sus proveedores antes del tiempo establecido en el acuerdo, el banco o entidad financiera puede usar este monto para invertir y la operación resulta más barata. En cambio, si la empresa cancela después que el banco realice los ingresos de las facturas a los proveedores, el empresario estará financiándose a corto plazo ya que en ese instante no podrá disponer del dinero.