Qué tipos de capitales se pueden asegurar

Determinar qué capitales deben asegurarse, dependerá de diversos factores. Para el caso de los seguros personales, vendrá determinado por la composición de la familia, su edad (hijos en el colegio o universitarios, casados, etc.) el tipo de activos que posea la persona, qué tan grande es el patrimonio que tiene, etc. En el caso de las empresas, los seguros que tome dependerán de los beneficios que el departamento de Recursos Humanos quieren dar a sus empleados.

Por supuesto, mientras más grande es el capital asegurado, mayor será la prima del seguro. Entre los tipos de capitales o bienes que se pueden asegurar, encontramos:

Propiedades

En el caso de propiedades adquiridas mediante un crédito hipotecario, el capital que se asegure debe al menos ser similar el monto que queda pendiente en ese momento del préstamo realizado por el banco. El objetivo es simple: si sucede un accidente, que la familia no tenga que hacerse cargo de una deuda tan grande.

Automóviles

Por supuesto, es posible asegurar automóviles, ante choques, robos, etc. La prima dependerá del modelo y del historial del conductor.

Negocios

Podrías asegurar tu negocio, si en el evento de ocurrir un siniestro, no tiene la posibilidad de funcionar normalmente, por la incapacidad de operar por un período de tiempo.

Asegurando al capital humano

Como dueño de un negocio que ya ha alcanzado un cierto tamaño, es necesario pensar en beneficios que retengan a tus colaboradores. Una interesante alternativa, son los Seguros de protección: Vida temporal, cobertura que entregará un pago al trabajador o sus designados, en caso de enfermedades o de un suceso fatal. Este tipo de seguros cuenta con varias opciones, como la posibilidad de otorgar una póliza estratificada, según los distintos niveles jerárquicos de la organización; un gerente de división, podrá contar con un monto asegurado mayor que un asistente que se acaba de incorporar.

Además, los Seguros de protección: Vida temporal, permiten establecer “múltiplos de renta” para las familias, entregando por ejemplo 12 o 24 períodos de sueldo, hasta que logren sostenerse por sí solas luego de haber experimentado la pérdida de su sostenedor económico.

3 razones para contratar un APV

wpid-postedin-JZmGefZ.jpeg

No queremos pensar tanto en el futuro, queremos vivir el presente y disfrutarlo, sin embargo hay ciertos asuntos que no podemos ignorar. En este caso nos referimos a nuestra jubilación.

Los tiempos que corren están cada vez más complicados, el costo de vida sube y necesitamos visualizar maneras de asegurar nuestro futuro para vivir nuestros últimos años tranquilos y sin sobresaltos ni contratiempos. Es por esto que se ha creado el APV Fondo Experto, un método de ahorro seguro que te otorgará diversas ventajas. Con él puedes mejorar o anticipar tu pensión, pero también tiene otros beneficios.

El APV Fondo Experto de Consorcio es un complemento al ahorro obligatorio, y te otorga diversas ventajas, de las cuales revisaremos las tres más importantes a continuación:

  • A partir de la nueva Reforma Previsional tendrás acceso a interesantes beneficios tributarios con un mínimo del 15% de tus aportes netos. Además, todos los planes de APV de Consorcio poseen ventajas tributarias propias de los seguros de vida.
  • Además de poder contar con un seguro de vida, el APV de Consorcio te permite contratar de manera adicional la Cobertura de Invalidez 2/3, que te indemnizará en caso de sufrir algún accidente o enfermedad que cause la pérdida irreversible de tu capacidad de trabajo.
  • En caso de fallecimiento, si tu ahorro acumulado es menor a la suma de las primas pagadas, además del pago del capital de fallecimiento, te garantiza el pago de las primas pagadas (tope UF 3.000).

Además de estos interesantes beneficios de contratar un APV Fondo Experto de Consorcio, podemos mencionar otras ventajas que no dejan de tener importancia, tales como la capacidad de poder retirar los fondos ahorrados en cualquier momento, y de manera total o parcial. También puedes decidir el monto de primas a pagar y el capital asegurado de tu seguro de vida.

Si te preocupa lo que sucederá en tu futuro y quieres evitar ser una carga para tus hijos, o adelantar tu edad de jubilación, entre otros, entonces considera el APV como una forma de ahorro complementaria para que te sientas tranquilo y puedas disfrutar del presente sin angustiarte por lo que pueda pasar.