¿Para dónde se inclina la balanza del sueldo de los abogados?

Es común observar como en cualquier empresa el trabajo masculino se encuentra sobrevalorado por sobre el desempeño de la mujer. Pues, la historia se ha encargado de hacer notar la diferencia entre hombres y mujeres desde épocas antiguas, casi pre históricas. Lamentablemente, este un hecho que hoy se puede continuar viendo, sobre todo en los sueldos de los abogados.

Diferencia de SueldosSegún estudios realizados por especialistas en estas materias, las abogadas siempre tendrán una desventaja frente a los hombres en esta profesión. Entre los seis primeros años, los abogados que reciben un sueldo bajo el precio de mercado, podrán con el correr de los años, desde el tercero, comenzar a percibir más que la mujer que partió igual. Lo que se traduce, que un 63% de esas abogadas, recibe el sueldo más bajo dentro del oficio desde el sexto año de ejercicio.

Junto con esto, aquellos profesionales que ingresaron al mundo laboral ganando un sueldo acorde al mercado, las mujeres después de seis años trabajando, percibirán una pequeña variación en sueldo. Sin embargo, con el correr del tiempo no existirán más variaciones y son el 77,8% de los sueldos mejores pagados.

La diferencia más marcada, existe con los profesionales que comenzaron ejerciendo con un sueldo superior al del mercado. Ya que los hombres, desde su sexto año de trabajo, comienzan a recibir mejores remuneraciones que las mujeres, llegando a ser el 95,1% de los sueldos mejores pagados de la profesión.

Lo anterior se traduce en una necesidad de para las mujeres de aceptar que el mercado le paga mucho mejor a los hombres, por lo que la organización y el buen ahorro para muchas profesionales son temas muy importantes en su cotidiana vida, lo que también se vislumbra en otros país.

Sernac detectó diferencias considerables en créditos hipotecarios

ahorro_viviendaSe ha hablado mucho por estos días de un boom de los créditos hipotecarios, de las tasas históricamente bajas, de aprovechar la oportunidad antes de que entre en vigencia la reforma, etc.

Lo cierto es que mientras muchas familias se apuran ahorrando todo lo que pueden en su cuenta de ahorro para la vivienda, alguien tiene que vigilar que efectivamente la oferta bancaria sea tan fantástica como se ve.

De esta vigilancia se encargó el Servicio Nacional del Consumidor, Sernac. En un estudio de mercado, realizado entre el 16 y el 20 de junio, el organismo detectó diferencias considerables -de hasta un 19%- entre las diversas entidades financieras que ofrecen créditos hipotecarios.

Esta diferencia se refiere al valor final que paga un deudor, incluidos los intereses y seguros obligatorios asociados, como por ejemplo, los seguros de desgravamen, de incendio y de sismos.

Tomando como ejemplo un crédito hipotecario de 1.500 UF (poco más de 36 millones de pesos), en un plazo de 20 años, la brecha del costo total del crédito fluctuó entre 2.214 UF (poco más de 53 millones de pesos) y 2.632 UF (63 millones de pesos y algo más).

Otra diferencia considerable fue la Carga Anual Equivalente o CAE, que es el porcentaje o costo anual equivalente para el pago de una deuda, lo que incluye tasa de interés, plazo, seguros asociados y gastos por productos o servicios voluntariamente contratados. Este indicador mostró diferencias del 49%, lo que quiere decir que un deudor hipotecario puede estar pagando un CAE entre el 4,19% y 6,25% anual por un crédito hipotecario como el mencionado anteriormente en el ejemplo (1.500 UF).

Enfocándose en el pago mensual a realizar por el crédito hipotecario, es decir, el dividendo al solicitar un crédito hipotecario a tasa fija, las instituciones analizadas mostraban un piso de 9,32 UF, aproximadamente $223 mil, y un techo de 10,96 UF o casi $262 mil mensual, lo que da paso a una brecha cercana al 18%.

¿Cómo actuar ante la diferencia en créditos?

Ante estas grandes diferencias entre los créditos hipotecarios, el Sernac recomienda a los consumidores que antes de pensar en cualquier financiamiento de sus deudas, cotizar bien las opciones de crédito que tengan, así como refinanciar su deudas si es necesario.

En cuanto a esto último, cabe recordar que el pacto de un nuevo crédito solo es conveniente cuando la nueva tasa ofertada sea al menos un 0,5% menor a la que está vigente, o bien cuando el ahorro supera los $12 mil respecto del anterior dividendo.

¿Por qué? Básicamente, porque los costos operacionales que implica un cambio son de al menos, $800 mil, sin contar por supuesto, la comisión de prepago que pueden cobras las instituciones bancarias en estos casos.